Detenida tras violar, torturar y descuartizar a un niño durante un ritual satánico

noticias 52 Visitas

Patricia López provocó todo tipo de agresiones antes de terminar con la vida del menor: ahora se encuentra detenida a la espera de sentencia.

Loading...

Las autoridades argentinas han detenido a Patricia Mabel López, una de las personas más buscadas del país, por asesinar cruelmente a un niño de 12 años en el año 2006, según fuentes oficiales.

Patricia López, alias ‘Patila’, se encontraba fugada desde el año 2012. Precisamente, un año después de haber sido absuelta en primera instancia y erróneamente por la violación, tortura y muerte de Ramón Ignacio González, de 12 años, durante un ritual satánico producido en la provincia argentina de Corrientes, en el noreste del país.

El joven desapareció el 5 de octubre de 2006 y dos días después, su cuerpo fue encontrado descuartizado y con signos de haber sufrido abusos sexuales cerca de una estación de autobuses en la que el menor acudía a pedir algo de limosna y pasar la noche.

La muerte de Ramón Ignacio López dejó nueve condenados en el año 2011, pero Patricia López, enfermera de profesión, quedó absuelta en primera instancia. Sin embargo, un tribunal cambió de decisión tras el recurso de la sentencia en la que se la declaraba culpable de homicidio.

La demora en la sentencia condenatoria permitió a Patricia López huir de la Justicia, como ha permanecido durante los últimos siete años hasta que finalmente ha sido detenida por miembros de la Prefectura Naval en la localidad bonaerense de González Catán.

La Justicia determinó que la acusada fue la encargada de drogar al menor, abusar de él, permitir que otro hombre le violase para, siguiendo las órdenes de Patricia, se consumase finalmente el asesinato.

«El cuerpo del menor fue marcado con estigmas, siguiendo las instrucciones de un libro de magia negra, presentaba quemaduras de cigarrillos y laceraciones», han señalado las autoridades. El crimen «combinó elementos satánicos, afrobrasileros y de magia hispano-guaraní», añade.

Patricia López había cambiado continuamente de identidad y de domicilio, ejerciendo una auténtica labor camaleónica que había dificultado enormemente la acción de las autoridades. Finalmente, la detención ha sido posible gracias a la investigación de una serie de escuchas telefónicas.