Abus0 de su hijastra Valentina de 4 años por el rect0, fracturandole la pelvis, la sometió a tal violencia que la destrozó a golpes, le deshizo el hígado, y causo muerte cerebral

noticias 153 Visitas

El 26 de junio de 2018, Valentina de tan solo 4 años de edad, fue violada y asesinada en esta capital michoacana.

Loading...

 

▪ Valentina fue una niña muy esperada por sus padres. Brenda, su mamá, se realizaba constantemente ultrasonidos para saber si la bebé se encontraba con bien. El 29 de enero de 2014, poco después de las 3 de la tarde Valentina nació.

▪ La vida de madre e hija dio un giro en él centro de esta capital michoacana. Poco después de su nacimiento, los papás de Valentina optaron por separarse. Y aunque así haya sido, la relación de padres no se perdió.

▪ Cuando Brenda tenía que laborar, Valentina se encontraba en la guardería. Pese a que su vida no era la mejor, Brenda trataba de salir adelante con su pequeña de pelo rizado, ojos muy grandes y una sonrisa encantadora. «Siempre quise darle lo mejor», confesó la mamá.

▪ En Julio de 2017, llegó a su vida Diego. Se conocieron en el ámbito laboral. Brenda trabajaba en una tienda de conveniencia y Diego era chofer de una empresa encargada de surtirla.

▪ Pasó un tiempo y decidieron iniciar una relación. Los meses fueron pasando y al principio, «Él era muy amable, lindo conmigo y la niña, nunca vi que fuera mal hombre», afirmó Brenda.

Para marzo de 2018 comenzaron a vivir juntos y la historia cambió. Diego le quitó su celular, aislándola de los amigos, le exigió que se quedara en casa ya que él se encargaría de los gastos. Después decidió alejarla de su familia, llevandola a vivir a los suburbios de la ciudad.

Brenda dejó de tener contacto con amigos y familiares por temor a que Diego se fuese a molestar y, cuando eso pasaba, Diego la golpeaba al igual que a Valentina.

Diego se caracteriza por ser una persona inestable en sus empleos. De marzo a junio, tiempo en el que Brenda estuvo con él, cambió de empleo por lo menos en 4 ocasiones.

▪ Los últimos 2 meses se dedicaron a vivir con lo que le habían dejado sus liquidaciones de los empleos anteriores, los cuales no alcanzaban para absolutamente nada.

El 25 de junio, Brenda tomó la decisión de regresar a trabajar, ante la falta de dinero se vio obligada a sacar a Valentina de la guardería. «Tenía que trabajar, no podía dejar a mi hija sin comer» aseveró.

Aunque a Diego no le gustaba que trabajara, «Yo, ya iba a dejarlo, ya no quería estar a su lado, ya era mucha la violencia y él se encargó de alejarme de todos, tenía que alejarme de él».

El 26 de junio de 2018 en su segundo día de labores, Brenda se fue a trabajar. Valentina se quedaría al cuidado de Diego y Brenda estaba pensando como preguntarle a su nuevo jefe que le diera oportunidad de llevarse a su hija al trabajo.

«Fue uno de los peores días de mi vida», recuerda Brenda. Se encontraba en el trabajo cuando le llamó la hermana de Diego por teléfono: Brenda, tienes que venir, Valentina se cayó y Diego la va a llevar a la clínica.

Brenda presintió que algo no marchaba bien. No contaba con dinero, por lo que su jefe le proporcionó algo para poder tomar un taxi y así trasladarse a la clínica. Ahí le dijeron que su hija Valentina, se había caído. Diego estaba presente. «Todo va a estar bien, mi amor», le dijo.

Debido al estado de gravedad en que se encontraba la pequeña Valentina de 4 años de edad, decidieron trasladarla al Hospital Infantil de Morelia, ahí fue dónde Brenda pudo ver a su pequeña hija, quien tenía oxígeno. La pequeña la reconoció y comenzó a balbucear, pero no podía hablar, sólo gemía y suspiraba.

A partir de ese momento Brenda jamás se separó de Valentina, pero iniciaron los interrogatorios, primero en el hospital. ¿Què había pasado?, ¿Cómo?, ¿Quièn estaba con la niña?, ¿Por qué ella no estaba?, ¿Por qué la había dejado con Diego?.

Valentina de tan solo 4 años de edad fue ingresada a terapia intensiva. «Ahí fue donde supe todo lo que tenía», aseguró Brenda.

3 fracturas en el cráneo, él hígado desecho, fractura en la cadera, hemorragia interna, golpes en todo el cuerpo y mordidas.

El padre biológico de Valentina, su abuela y tíos arribaron al lugar y Brenda se sintió apoyada. Buscaron a Diego, lo interrogaron. Al no obtener una respuesta por parte del sujeto, decidieron golpearlo. Brenda lo vio tirado en el suelo lleno de lodo, y el le lanzó una mirada con mucho odio, hacia ella. «Fue la última vez que lo vi»

Brenda fue trasladada al MP para poner su denuncia. Ya era 28 de junio y en el MP le informaron que el hospital nunca notificó los hechos. El reloj marcaba las 6 de la tarde y para ellos «Yo era la culpable», relata Brenda.

Cerca de la 1 de la mañana, todo indicaba que Valentina había muerto.

Brenda, fue trasladada al departamento de feminicidios, pero en ese momento no había personal para atenderla. Salió de ahí hasta las 6 de la mañana del día siguiente con rumbo al hospital a despedirse de su pequeña.

Diego Armando Valadez Jaramillo se encuentra prófugo. Ayudemos a dar con él y hacerlo que pague por lo que hizo.